Home Uncategorized • Los perros con epilepsia por fin encuentran un camino para mejorar su estado gracias al aceite de cannabis

Los perros con epilepsia por fin encuentran un camino para mejorar su estado gracias al aceite de cannabis

 - 

Gracias a las recientes investigaciones se han logrado reducir de una forma sensible los ataques convulsivos en algunos animales que han sido tratados. Un equipo de investigadores pertenecientes a las facultades de Ciencias Veterinarias y Ciencias Exactas de la Universidad Nacional de La Plata, se han encargado de realizar análisis de los efectos que produce el empleo del aceite de cannabis en el tratamiento de epilepsia idiopática refractaria en perros de distintas razas como bulldog, boxer, entre otros.

A través de los casos que fueron observados, se pudo confirmar una disminución casi en su totalidad de la frecuencia e intensidad de las convulsiones.Todos los caninos a los que se les aplica el tratamiento fueron diagnosticados mediante análisis clínicos y una resonancia magnética nuclear (RMN) con epilepsia idiopática con características de refractaria a los tratamientos antiepilépticos clásicos.

Es importante considerar que la epilepsia es denominada idiopática cuando no existe una causa identificable, y de esta forma es posible diferenciarla de la epilepsia secundaria o sintomática que es consecuencia de traumatismos, tumores cerebrales o malformaciones genéticas.

Fabiana Landoni, quien es la directora del proyecto, señala que «la iniciativa se presenta como un complemento a las medicaciones clásicas, con la idea de reducir a lo largo del tratamiento las dosis de los antiepilépticos tradicionales que en muchas oportunidades no son eficaces». Esta es una iniciativa con la que se evalúan los efectos de dos aceites de cannabis que son elaborados por la Facultad de Ciencias Exactas, mediante el Centro de Investigaciones del Medio Ambiente (CIM-UNLP-CONICET), y que además se encuentra bajo la coordinación de Dario Andrinolo.

Uno de estos aceites es de alta dominancia THC, mientras que el otro es de dominancia equilibrada en el tratamiento de epilepsia refractaria canina. El estudio que se lleva a cabo en la UNLP es multicéntrico, lo que quiere decir que también recibe pacientes que son derivados por otros centros veterinarios, y no sólo se trata de los que se presentan en el Hospital de animales con el que cuenta la Facultad.

En medio del proceso se procede a monitorear a los perros de manera controlada, y estandarizada empleando escalas con las que se puede evaluar los cambios en los episodios convulsivos a tiempos determinados; controlando de esta forma la evolución de la epilepsia una vez aplicado el tratamiento. Para su desarrollo es implementado un diseño del tipo «pre-test/post-test», en otras palabras, un diseño experimental donde se compara el estado, frecuencia e intensidad de las convulsiones antes y después de que se ha recibido el tratamiento con aceite de cannabis.

Landoni explicó que «de los seis caninos que forman parte del proceso de evaluación vigente, tres ya superaron los 2 meses de tratamiento. Tres de los perros –agregó- mostraban al inicio de la aplicación del nuevo tratamiento cuadros epilépticos severos, con más de 4 crisis convulsivas diarias. En algunos casos alcanzaban el estatus epilepticus, es decir, crisis convulsivas de más de 1 hora de duración». Así mismo, la especialista llegó a detallar que «todos los perros estaban recibiendo medicación antiepiléptica tradicional, que incluía más de un fármaco a dosis altas, sin tener mejoramiento de los cuadros clínicos.

Author:Editor